was successfully added to your cart.

Las 4 claves del marketing-mix

Escrito por | 7 mayo, 2018 | Marketing on line | Sin comentarios

Producto, precio, distribución y publicidad. El marketing-mix se sustenta en estos cuatro elementos y tiene el objetivo de posicionarse de la mejor manera en el mercado. En definitiva, tener muy claro qué bien o servicio vender, a qué precio y dónde, alcanzando también un gran impulso a partir de la publicidad. Para llegar a potenciales clientes que estén interesados.

Marketing-mix

Los orígenes del marketing-mix se remontan hasta 1960. Por aquella época Jerome McCarthy, un profesor estadounidense de la Universidad de Michigan, simplificó los conceptos de contabilidad hasta derivar en las cuatro p’s (en inglés): product, place, price y promotion. Cada uno tiene sus características concretas y diferentes, pero en conjunto las cuatro p’s convergen para alcanzar la máxima rentabilidad.

En primer lugar, el producto es el elemento principal del marketing-mix. Es decir, es la base para empezar a comercializar. Para impulsar el producto es clave fijar desde un primer momento el formato y las prestaciones. Por ejemplo, darle un diseño atractivo y esclarificar el servicio que ofrece nuestro producto. Además, buscar un nicho de mercado para explotar frente a la competencia.

Una vez que la idea del producto está clara, después se desarrolla todo lo demás. El precio es la relación de cambio por el producto. Por un bien o servicio. Tiene que ser acorde a la calidad y las prestaciones de nuestro producto, aunque no necesariamente el método de cambio debe ser monetario. Por ejemplo, se puede poner en marcha un intercambio o el trueque como alternativa al beneficio económico.

Ya con el producto y el precio fijados las siguientes variables son la publicidad y el lugar de distribución. El emplazamiento es de vital importancia para crecer. Tener una buena visibilidad o estar bien comunicado a través de los canales de venta es muy importante. Por ejemplo, el mejor lugar para localizar un kiosko son las plazas de los pueblos. Lugares de paso y reunión de mucha gente, que tienen una gran visibilidad y satisfacen las necesidades de ocio de las personas en un momento determinado.

Por último, si un producto es potente (relación calidad-precio) y está bien distribuido atraerá publicidad. Aún así para empezar a crecer hay que buscar a los potenciales clientes que estén interesados en invertir en nuestra marca. Por ejemplo, los equipos de fútbol están potenciados por marcas de ropa deportiva, restaurantes o incluso cosméticos. En definitiva, esta relación es un feed-back que beneficia al inversor y al producto impulsado.

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*Mediante el envío del formulario confirmo que he leído y acepto la política de privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si sigue navegando, se entiende que acepta las condiciones de uso. ¿Que es esto de las cookies? Aceptar